domingo, noviembre 19, 2006

Lady Macbeth

La historia que voy a contar es un poco larga, así que aquellos que no les gusten las historias largas pues ésta en especial les causará dolor de cabeza.

Quizás muchos hayan leído la historia de Macbeth, un rey de Escocia que a mi en lo personal me vale queso cuando gobernó, pero que el buen Shakespeare convirtió en una tragedia, en la que las ansías de poder pueden terminar con lo poco que queda de nuestra alma. A diferencia de la empalagosa Romeo y Julieta, Macbeth representa la esencia de todos aquellos seres humanos cuya objetivo central en la vida es el poder en sí mismo, a costa de lo que sea, inclusive de asesinar a otros seres humanos o traicionar a los seres queridos.

Lo que el buen Shakespeare no calculó es que el personaje que se lleva la obra no es Macbeth en sí, sino su adorada y guapa esposa Lady Macbeth. Lady Macbeth es manipuladora, egoísta, malaleche, caprichosa y hasta en un momento de la obra pide la asexualidad, es decir, no sentir impulsos sexuales para alcanzar sus metas. Pero no nos metamos en chingaderas ni en camisas de once varas. Lady Macbeth es una cabrona que manipula al marido porque éste es un wey muy inseguro y le saca a escalar posiciones en esos grandes monopolios que eran los reinos medievales (hagan de cuenta los Microsoft, Wal-Mart, McDonalds, pero amurallados).

Lady Macbeth se lava las manos cada vez que su maridito recurre al crimen, - después de cometido un asesinato la muy ingenua cree que la sangre y el crimen que la acompañó se lava con agüita-

“Un poco de agua puricará este acto. ¿Ves que fácil ha sido?”

pero a diferencia de los mafiosos, los narcotraficantes y los políticos malosos, a ella como al esposo la culpa termina por acabarlos, a ella volviéndola loca y llevándola al suicidio y a él, perdiendo la noción de la realidad hasta perder el poder. Bueno, hasta ahí yo creo que ya inicié lo que quería decir y que me sirve de introducción a lo que quiero llegar.

Lady Macbeth puede estar en tu oficina en este mismo instante...

A mi me tocó lidiar con una Lady Macbeth durante casi dos años. A esta Lady Macbeth la nombraré AA y a la empresa en la que yo fui uno de sus “counselor” la llamaré GS.

Lady Macbeth ronda casi los cuarenta. No es una mujer de cara bonita, pero si de mucha personalidad y con unas formas de su cuerpo que presuponen que en su juventud andaban muchos perros detrás de ella, tanto como un pedazo de chorizo que cuelga de una bicicleta en marcha.

Llegué a la empresa que dirigía bajo una presión sofocante por no poder conseguir trabajo. Lo que más me impresionó fue su facilidad para encantar a la gente, y hay que ver que en estos tiempos de feroz competencia empresarial, el encanto es un arma muy poderosa. Pero a las dos semanas, ese encanto se desvaneció al verla convertida en una arpía despiadada al más puro estilo de Catalina la Grande, Catalina de Medici o la Dama del Lago.

Durante un tiempo la detesté a más no poder porque lo mismo decía que era uno de sus colaboradores estrella y al día siguiente me trataba como chacha. Pero Lady Macbeth no podía desaperecer a personas tan leales como mi persona y trabajadoras, no. Es por ello que la manipulación es una de las características más notables de esta duquesa de la oscuridad. Lo mismo manipulaba a las mujeres que a los hombres, a veces recurría a la “decapitación” para purgar a “elementos indeseables” que ella consideraba poco leales: en realidad lo que hacía esta niña que juega a ser empresaria era deshacerse de aquellos que osaban señalarle sus errores y rebelarse ante su yugo. A porque déjenme decirles (fíjate, fíjate, fíjate), Lady Macbeth es soberbia a más no poder, es arrogante y no soporta la crítica, ni la constructiva y menos la otra. Pienso que como desarrolló muy buenas pompas y buenos pechos durantes su pubertad, se aprovechó de esos dones que Dios le otorgó para controlar a los hombres de sus etapas preparatorianas y universitarias. De ahí sus ansías de poder y sus continuos berrinches al no obtener lo que desea.

Bueno, todos nos hemos enfrentado a la jefa caprichosa, dictadora y soberbia. Lo que sí causa escalofrío es cuando usa sus dotes físico para manipularte a ti en especial. Siempre es una estupidez en una empresa “meterte con la nómina”, es decir, querer algo con tus superiores, me refiero a complacer a la hormona. Así que fueron varias las ocasiones en que Lady Macbeth paseaba sus abundantes senos sobre mi espalda bajo pretexto de abrazarme por detrás y agarrarme mis nalgas “nada más jugueteando”. Por supuesto, yo como ser humano pude haber hecho cosas similares y devolverle esos jugueteos pero eso equivaldría a ser humillantemente corrido en un mundo en el que el desempleo es una opción bastante desgradable con tintes de pesadilla.

Hubo varias ocasiones en que Lady Macbeth me hizo reír. Reír sin asco y con sinceridad. No fue obra de sus patochadas y batacazos, fue por cosas que hizo; en lo que fue su obra final, hacer pedazos una empresa, no hay nada que dé risa:

1.- Cuando los socios de la empresa que nos sostenían estaban decidiendo sobre terminar o no con nuestra área, Lady Macbeth se tomó tres semanas de vacaciones en Europa. Repitió la dosis tres meses después en plena comida de fin de año de la empresa, cuando la compañía entera "grillaba" si sacarnos de ahí o no.

2.- Confiar la administración de una empresa a una persona que no tenía ni idea de lo que es administración. Confiar las ventas de la empresa a una persona que vendió muy poco o nada en un año.

3.- Creer que Hugo Sánchez (sí, el mismo que ahora puede tomar las riendas de nuestra Selección Nacional de Fútbol Soccer) iba a estar disponible a la hora y día que ella quisiera.

4.- Dar lecciones de periodismo cuando ni siquiera es periodista.

5.- Cubrirle las espaldas cuando cometía este tipo de tonterías ante otras personas...

A semejanza de Lady Macbeth, también a esta damita la corroe la culpa. Desde luego uno puede disculparla porque sufre de una enfermedad que le cambia el estado de ánimo tan rápido como un jet supersónico. Ese es uno de los rasgos característicos, hay humanidad en ella pero a la vez profundos deseos de venganza cuando se ve encarada y enfrentada, cara a cara, mirándole a los ojos. Porque Lady Macbeth no cometía los asesinatos, los cometía Macbeth. De igual forma, esta Lady Macbeth contemporánea intriga, seduce y decide. Mientras uno trabajaba, ella veía a otros candidatos o mandaba a su corte a hacerlo, no hay que olvidarse que en su pequeño reino ella es la que manda.

Cuando a un evento me invitaron y por decisiones de ella no pude asistir, es obvio que la persona que quedaba mal era uno mismo.Esas y otras cosas se sucedieron una tras otra y tanto clientes como proveedores tenían que llegar a la conclusión de que:

a) éramos nosotros unas personas “informales”, en cuyo caso no éramos personas de fiar o...

b) que nuestra empresa estaba manejada por locos...

Hace poco platiqué con dos excompañeras de trabajo y los tres nos hacíamos la misma pregunta: ¿por qué déjamos que Lady Macbeth hiciera con nosotros lo que quisiese?, ¿qué sólo viera por ella?, ¿qué ni siquiera se preocupara por derechos tan elementales como el Infonavit, por Seguro de Gastos Médicos Mayores?, ¿por vacaciones?, ¿es que le teníamos tanto miedo al desempleo?, ¿por qué tuvimos la camiseta puesta por alguien que en el fondo de su ser ni siquiera se preocupaba por lo que pasara a nuestro derredor?

Son palabras duras y quizás, injustas para ella. En muchas ocasiones hay que rendirle tributo a su incansable tenacidad por promover virtudes para las personas (i.e. dar consejos sobre la salud y su cuidado).

Sin embargo su ambición por llegar a un puesto político (su verdadero objetivo), y quizás por eso se sirva de una maquinaria de comunicación, es tanta que luchará por ello a costa de lo que sea.

Culparla de cosas que debieron haberse dicho en su momento ya no sería tan importante, todos sabemos (y más en la industria de los medios de comunicación) que una vez instalados en el desempleo, tomar uno similar puede tomar hasta seis meses, no es como la burocracia o puestos de telemarketing, o como otros donde te sales de un lado y entras a otro como por arte de magia. Aún así, el elemento de culpa, como en Macbeth, ha estado presente en todos sus empleados o los que fuímos sus empleados...éramos sus Macbeths y en el pecado llevamos la penitencia.

Por ahora sólo sé que Lady Macbeth lleva a su empresa como velero en un ciclón y salvo por filtraciones ya no me he enterado que más hace.

Lady Macbeth nos lavó el cerebro bien y bonito y lo que queremos sus exempleados (que llegan a unos 20) es desterrarla de nuestra memoria lo más pronto posible.

jueves, julio 06, 2006

Brenda

Brenda

Padres míos, ¿qué es el infierno? Yo lo defino como el sufrimiento de no poder amar.
Fedor Dostoievsky
Los Hermanos Karamazov

Sabía que esa noche sería la última en íbamos a estar juntos. Sabía que era imposible continuar con una fantasía que no nos iba a llevar a ningún lado. Así que tomé el primer avión que me sacaría del infierno de la ciudad para llevarme a las cálidas aguas del Pacífico y las desérticas tierras del Noroeste. Guiado por el impulso, guiado quizás por el despertar de la líbido que en pocas ocasiones realizamos las bestias citadinas, me dirigí hacia allá, al lugar donde los cardones, los cactus y la arena son lugar común. La primera noche inmediatamente la llamé y le dije que al otro día me dirigiría a nuestra última noche juntos, quizás por eso su frialdad, quizás por quién sabe qué razones, hubo muchos quizás, pero ninguna respuesta en concreto.Al día siguiente llegué casi de noche a nuestra reunión. Y la encontré más bella y más deseable que nunca. Con ese cuerpo que no permite el paso a nadie pero que está deseoso de sentir una y otra vez la penetración de ese alguien con quien solamente es compatible a nivel sexual, casi animal, nunca en lo sentimental.Quería ir a un bar. Le dije que no. Estaba herido, estaba molesta. ¿Para qué perder el tiempo en el raciocinio? Hagamos lo que hacemos mejor porque está claro que como pareja sentimental nada más no funcionamos. Tú, en la tranquila provincia, triunfadora en ventas financieras; yo, maniaco-depresivo, con el carácter de la bestia que despierta de vez en cuando, bestia citadina. Y para acabar con todo, la distancia, miles de kilómetros de tierra y agua nos separan.Pagué el hotel más caro de la ciudad, enfrente de la playa. Y comenzamos el ritual. Y la respiración de ambos se agitaba más, y más, más a cada momento. Perdimos la noción del tiempo. Si la mezclilla en una dama es incómoda para ese tipo de actos, lentamente la despojé de esas prendas, yo tranquilamente de las mías. Con mis manos acaricie sus senos, con las suyas se abrazó a mi como si me quisiera para ella para toda la eternidad. Su cuerpo estaba perfecto esa noche; para una mujer de 35 años esas curvas eran perfectas, como agarrar un violín, perfectas las curvas, perfección en los senos. Dulcemente bajé hacia su zona vaginal. Y una y otra vez le arranqué suspiros de placer pues mi lengua buscaba el placer y el líquido del amor como las abejas buscan entre los pétalos el néctar de la miel. Y una vez más acaricié esas piernas y esas nalgas tan perfectas, y una cosa era segura. Mi miembro ya deseaba penetrarla, tanto que escurría a chorros líquido seminal y una vez erectos sus pezones, húmeda su vagina comencé el apareamiento. Y ella gemía...suspiraba...una y otra vez lo repetimos...posiciones diferentes, descansamos una hora y reanudamos. Y buscaba su boca y sus pezones...sí, definitivamente era la última...y era inolvidable...cada grito de ella al terminar sus orgasmos me mostraba cierta satisfacción aunque yo tuviera que apretar los dientes y apretar mi perineo para no eyacular y permitir a mi miembro seguir como caballo de batalla.A las cinco de la mañana me dijo que tenía que llevar a su niño a un evento dominical muy temprano así que la dejé ir. Pero quería gozar de su desnudez, una vez más, así que abrí una botella de Bollinger para festejar esa noche de pasión gloriosa, chocando los cristales y acariciándonos y besándonos para no olvidarnos uno del otro.Ya en la soledad abrí la ventana...los vientos del mar de mayo, frescos aún chocaban en mi cara mientras veía a lo lejos las luces del malecón del puerto...la adrenalina aún corría por mi cuerpo por toda la tensión sexual así que acabé con la botella de Bollinger para controlar al sistema nervioso...y la brisa marina de la mañana acabó por mandarme a la cama...han pasado casi dos meses y esa noche con Brenda sigue en mi corazón...y seguirá por siempre...

miércoles, mayo 17, 2006

PARA ANAIRDA II

¿De qué me sirve estar enamorado de ti, si tú no me amas?

Lo siento, yo ya no quiero llenar tu ego, me cansé de hacer esto, estaré expuesto mas no soy tonto y se cuándo debo parar, no me sirve nada sentir algo por ti si del otro lado no hay ni una pequeña parte de lo mismo.

¿De qué sirve que tengas todas las llaves si no quieres abrir las puertas?

Aparte cambié las chapas… todas, creo que no vale la pena dejar puestas abiertas a alguien que no quiere entrar en ellas. No sé por que sigues con esto, estás con alguien que sabes que te ama pero no estás dispuesta a compartir la compañía de ese alguien, yo no entiendo para que tanto desperdicio.

¿De qué sirve que te extrañe, si cuando estás aquí, parece que estuvieras tan lejos como siempre?

Lejana… así eres, por vocación, por convicción. Te extrañaría un planeta entero pero creo que eso, me lo pidas o no (ya que te encanta darme ese tipo de explicaciones de que “yo no te lo pedí”), no sirve de nada contigo, sólo hacerte sentir bien… y creo que eso no es pensar en mi, lo que creo que aquí hace falta.

¿De qué sirve de que seas mi debilidad si esa es tu fortaleza?

No entra en mi entendimiento, que me llames que quieras estar conmigo, sabiendo lo que siento, esas circunstancias son una bomba de tiempo ¿sabías? Esas cosas es mejor dejarlas por la paz, no te puedes aprovechar de un pobre corazón como el mío, no uno que te entregaría hasta lo que no tiene.

Y no, las palabras ahora no sobran, es mejor que te olvides de lo que escribí antes, ya que lo vomitaría de volverlo a escribir y renunciaría a escribir de volver a tener ganas de hacerlo.

De mí ya no tendrás más poesía (ni aunque me la hubieras pedido).

viernes, mayo 12, 2006

EXPUESTO

Ruégame, pídeme, exígeme, implórame, dime que ya no lo haga más…. y no lo haré.

Libérame… yo se que tu no pediste que yo fuera tu esclavo pero tu puedes acabar con esto.

Se que lo que has leído no te es nada sorpresivo, pero puedes destruirlo todo ya que nada de esto es mío, es decir esto ya no me pertenece.

Se que juré que mis letras no serían de nadie más pero me fue muy difícil no dártelas, ahora son cadenas que me pesan… y quiero ser libre de ti.

Declara que no quieres que te hable como te hablo, solicítame que ya no digas mentiras y mucho menos las verdades, que me calle, que no tenga voz ni voto.

Oblígame a no caer en excesos, a no subirte a las estrella o a no bajaste a los calores infernales del desprecio.

Estoy expuesto y no es nada agradable… aunque de antemano conocieras mis sentimientos, es como si nunca te los hubiese contado.

Ruégame, pídeme, exígeme, implórame, dime que ya no te ame…. y no lo haré.

martes, abril 11, 2006

PARA ANAIRDA. I

Tu no lo crees, pero apuesto a que te lo imaginas
Lo sabes en lo profundo de tu corazón pero no me das ventaja alguna
Te desentiendes pero no me pierdes de vista.
No lo se de cierto pero mis ojos no me dejan mentirte.

Estoy enamorado de ti…

Buscas formas de evadirte pero no dejas de estar cerca
Te escondes noventa y nueve veces y apareces en una
A veces tan cerca de mi corazón pero a miles de kilómetros de tu cuerpo
Mis letras son tuyas aunque no lo sepas

Tú tienes todas mis llaves…

Me duele tu silencio y se que a ti te duele cuando callo
Somos de mundos distintos y aún así hemos hecho contacto
Sólo he sido tangible una vez y rechazaste mis beso
Tú has sido tangible una vez y aún siento tu piel

Te extraño tanto…

Cada vez que escucho tu voz diferida mis sentidos vibra
La luz de la noche es menos densa cuando se de tu existencia
A muchas podré mirar pero sólo a ti te podré cantar.
A muchos podrás mirar pero con nadie llegarás tan lejos.

Sabes que eres mi debilidad…


Muchas podrán desnudar mi cuerpo pero sólo tú podrás desnudar mi alma
Destrozaste mi personalidad, esa que tanto te encanta de mí
y a cambio tú me das una sonrisa detallada con tu voz.
…con ella develas todas mis fantasías.

Hay veces que las palabras sobran…

miércoles, marzo 29, 2006

Today as if life was


Today as if life was standing still I just couldn’t go past the memory of you.
I found my self holding my legs in such a position as if I were protecting myself from life itself.
I could take apart the images of us together.
Thoughts of the sensation being with you come to life again.
I jus wonder what is it that makes my mind bring them back.

I don’t know if it’s just the need of you by my side.
Or it’s just the helplessness that if feel now.
It’s amazing how I lose myself in those moments when you appear.
I realise that I miss everything we had, the complicity, the joy, the mischief, your protection, the love.
I can’t stand any longer this longing that I feel inside.
I never knew what it was to miss someone like crazy, now I do.

lunes, marzo 13, 2006

LO INTENTÉ TODO

Cómo hay rolas que hablan por uno no creen?

Lo intenté todo
Brindarte más pedirte, menos y a tu modo
decir las cosas con cuidado y con arrojos
quise adorarte, quise cuidarte...


Quisiera encontrar la manera de entrar en tu vida, de que me des, te des... nos demos la oportunidad de entrar en nuestros corazones, de trascender todas las barreras que no separan y esa que has inventado para separarnos aún más.

lo intente todo
hablar contigo, y entenderte sin enojos
ser tu guarida, tus silencio y tu cerrojo
quise quererte, y protegerte


Hemos llegado a un punto en el que mi amor por ti se ha vuelto una broma que hemos procurado maquillar para disimular lo que no debe ser. Las preguntas se hacen incómodas y entonces llega el silencio que inesperadamente, además de aliviarte, te sorprende y te llena de más dudas. A veces estás tan cerca de mi corazón y a veces más lejos de la tierra que piso.

lo intenté todo...
pero he perdido ya ese miedo de estar solo
para perderlo que uno es hay que estar loco
¡yo no estoy loco!


Porque mi corazón me dice que tu también me necesitas, porque pudiste decirme adios, pudiste y aún tienes esa posibilidad de borrarme de esta parte de tu vida, de esa que no está en tu escuela, en tus playas, en tu cuarto de hotel; es esa vida que está en imágenes, sonidos, en letras, esa que está en la distancia, que está al alcancé de un click.

Aunque separes tu vida, yo se que no puedes separar tu corazón por más que lo intentes, yo se que quisiste, que deseaste una parte de mi aquella vez que respiramos el mismo aire, yo se que quieres platicar conmigo todas las noches, porque se que me amas y no al mismo tiempo... lo sé, inventar eso sería estar loco.

Pero nomás me grita el alma enfurecida de aguantar
estar contigo es despedida sin final...


Te amo, en lo conocido y en lo oculto, porque eres mi mezcla de antídoto y veneno, de hastío y adicción, de inocencia y perversión. Pero, en momeNtos como éste, en los que tengo ganas de gritar tu nombre en lo profundo de la noche, mi alma se cansa, toma un respiro y se rinde en el desamor, por lo quisiera que te compadecieras de mi y me rompieras el corazón, pero no lo haces; sin embargo tampoco te has dispuesto a salvarlo...

te vas y no te vas
te das y no te das

Lo intenté todo :'(